Opinión

Nuevos tiempos en el TC: mezcla de modernidad y nostalgia

Quizás suene a anacrónico, a que el “pasado siempre fue mejor”, a que existe una idea opositora al progreso. Nada de eso. Es que aquí también juega la nostalgia, y con ella las vivencias, días soleados, lluviosos, abrasadores de calor, gélidos con la llegada de cada invierno vividos al costado de una cinta asfáltica.

Geminis Apart Hotel

Pero, lo cierto es que no es nada fácil despegarse de vínculos y afectos como los que generó el TC con sus necesarias antinomias, que siempre ayudaron a mantener viva la pasión.

¡Qué quiere que le diga! Los Mustang, los Camaro, los Challenger asoman novedosos, imponentes de modernidad, calidad y superación tecnológica, de hecho ya lo han demostrado en Posadas, en Rafaela o en Concepción, pero se extraña a aquellos que hoy ya pasaron a llevar la etiqueta de “vieja generación”.

Es cierto, rápidamente, se dirá, y con razón histórica, que ya sucedió con las recordadas Cupecitas, porque el Chevitú, o los Torino, armaron un desparramo en su momento con sus advenimientos.

Pero se va a extrañar ver una Chevy con la trompa haciendo un guiño hacia abajo en plena aceleración, o al Ford “saltando” para evitar que la cola cuadradita no se dispare, o a la “Lancha” GTX planchada en el Salotto.

Nada será cómo antes. Los modelos que hicieron delirar a los fierreros de sangre están en plena retirada, a la sazón del avance de la nueva vanguardia. Ayer, Ford en TC era sinónimo de Gradassi, del “Vasco” Oyhanart, de “Tito” Bessone. O Satriano, el “Toro” Mouras, el “Pato” Morresi llevaban, y llevan, en donde estén, tatuado al Chevrolet; o al “Pincho” Castellano con la Dodge en la piel. Y dejemos al “Loco” Luis Di Palma y al “Flaco” Traverso aparte, porque trascendieron las marcas.

Entonces, la inquietud aparece como una exclamación: ¡¿Quiénes serán en el futuro los ídolos del Mustang, del Camaro o del Challenger?! Para pensar…

Tal vez el gris coloreó estas reflexiones fabricadas en voz alta, a partir del repliegue de aquello tan amado, pero queda claro, también, que son los nuevos tiempos que han desembarcado y aceleran como condición de vida.

Osvaldo Álvarez – Periodista especialista en deportes y docente universitario

Ver más
Volver al botón superior